sábado, 2 de abril de 2016

Adentro





Victoria De los Santos
Tenerte de frente fue más que un milagro.
Fuiste mi presente, mi futuro, mi mayor hallazgo,
Y te puse allá en lo más alto, donde viven los sueños, los más preciados recuerdos.
            
Donde duerme mi alma, vivirán tus ojos.
Cuando brote tu risa, se dormirá mi corazón.
Cuando fluya el último suspiro de mi alma, será tu voz diciendo adiós.
                                       
Parte de mí morirá en tu nacer. Y parte de mí vivirá en tu ser.

No te asustes si no encuentras un porqué, será que yo jamás lo encontré.
Y no tengas miedo cuando se erice tu piel, seré yo que jamás lo encontré.
Para hacerte mía mujer. Que desde adentro es de donde uno lo ve.

Cuando alguien intente besar tus labios, los congelaré.
Arderás por dentro, pero esa seré yo haciéndotelo saber:
que no me iré de aquí sin llevarme todo tu ser.

Ahora soy tan parte de ti, tanto como tus ojos, tus manos, tu boca, tu pelo y tu piel.
La culpa la tengo yo; y es que me enamoré de eso y más,
Y es que no me he podido controlar ni tu negar.
Querías que fuera tuya, y actué sin pensar.
Y disculpa si alguna vez te sientes culpable cuando ames y no te amen,
Pues así me tocó vivir.

Dirás que soy egoísta y posesiva, pero la culpa es tuya, me mataste… Mujer.










No hay comentarios.:

Publicar un comentario