jueves, 14 de abril de 2016

Vida



Victoria De los Santos

Casi ya no recuerdo cuando estaba tu hermosa sonrisa, frente a la mía,
esa sonrisa que con su luz iluminaba mis días.
Ya no recuerdo tu voz ni la mía, cuando te susurraba al oído,
que a mi lado volverías.
No puedo… ya no quiero, ni puedo olvidarte.
Olvidarse  de ti, sería,  no más que una tonta  excusa para ocultar lo que siento.
¿Cómo olvidarte?, si me diste la alegría, que antes no conocía.
¿Cómo olvidarse de tu risa?, si era el motivo de la mía
¿Cómo olvidarse de esa mirada?, que lo decía todo en el absoluto silencio.
¿Y cómo olvidarme de ti?, si aún estás aquí,
recordándome que alguna vez me enamore de ti.
 ¿Alguna vez te quise y alguna vez me quisiste?
¿Algún día me dirás lo que por mí sentiste?
Yo aún lo siento, y lo siento si no puedo controlar mis sentimientos.
Lo siento por haberte amado, y lo siento por no estar a tu lado.
Pero aun lo siento más por seguir amando a quien nunca me ha amado.
¿Será que aún habrá lugar para tu arrepentimiento? ¿O será que nunca te harás cargo de tus sentimientos?
No puedo... No puedo quererte, y no puedo no quererte,
y aunque no queriéndote, no te querré menos.
¿Me amas?, ¿me amaste?, ¿me amarías?.
Te amo y te lo digo. Vuelve conmigo.
Solo quiero que, si vuelves a mis días, me ames por lo que te resta de vida,
porque te quiero sobretodo en mi vida.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario